miércoles, 29 de junio de 2011

LUNA, -AE



El nombre de nuestro satélite nos viene del latín luna, contracción de lucina, una forma del verbo luceo, lucere ‘brillar’, ‘iluminar’. El verbo latino luceo provenía de la raíz indoeuropea leuk- ‘brillar’, ‘iluminar’.

Muchas palabras de nuestra lengua derivan del nombre del astro, que los griegos llamaban Selene. Así, lunar es el nombre de una mancha oscura y más o menos redonda en la piel; aunque no se sabe con certeza si se llamó así porque su redondez recordaba la de la luna o porque se creía que el lunar era causado por la influencia del astro sobre el niño aún en el seno de su madre. Esta segunda hipótesis parece ser la preferida por Corominas, quien cita un pasaje de Suetonio en el que se dice que Augusto nació con varias manchas sobre el cuerpo en la forma, orden y número de las estrellas de la Osa Mayor. Este etimólogo señala que sobre esta base puede haberse asentado la creencia del influjo de la luna sobre la aparición de los lunares.

No se detienen allí las creencias acerca del efecto de la luna sobre los hombres: lunático es el que padece locura no permanente, sino por intervalos, como las fases de la luna. Y no olvidemos la luneta, el pequeño cristal redondo que es la parte principal de los anteojos, y, también, la platea del teatro, que tiene forma de media luna. Ni el lunarejo, el animal llamado así porque tiene en su pelaje manchas que recuerdan lunares. Ni el lunes, el primer día de la semana, que tomó su nombre del latín dies lunæ ‘día consagrado a la Luna’.

Estos textos ha sido extraídos de los libros de Ricardo Soca La fascinante historia de las palabras y Nuevas fascinantes historias de las palabras.

Fuente: http://www.elcastellano.org/palabra.php?q=luna

Además aquí tenemos el mapa de la cara visible de la luna. Como podéis observar los nombres de los accidentes está en latín, que sigue siendo la lengua científica por excelencia. Los llamados "mares" (mare, -is) son realmentes grandes y extensos afloramientos basálticos de erupciones volcánicas provocadas por impactos de meteoritos. Como ya habéis completado un curso de latín, no os debe ser difícil traducir estos nombres: